BUB, un cuento sobre la lactancia afectiva

Actualizado: 17 mar




Promover la lactancia desde diferentes ámbitos es necesario, educar a nuestras criaturas desde que nacen, dando visibilidad y naturalizando ver pechos alimentando en cualquier lugar es una semilla sembrada que dará sus frutos en las generaciones que vendrán.


Como IBCLC y mamá que ha vivido 6 años de lactancia he sentido la necesidad de escribir un cuento que hablara de lactancia afectiva, todos esos poderes y beneficios que aporta la lactancia que no es alimento propiamente nutritivo. BuB es la historia de una criatura y su teta amiga que viajan por el mundo conociendo los diferentes poderes y beneficios.


Mi amiga Sara Guevara lo ha ilustrado desde el cariño y el recuerdo a su propia experiencia, la cual le salvó de una depresión posparto y consiguió disfrutar de su lactancia durante dos años y medio.


En nuestra aventura grandes y peques pueden descubrir que:


El calostro - Oro líquido

La primera leche que sale del pecho se llama calostro, se le llama oro líquido por su color amarillo. Unos pocos mililitros son suficientes para alimentar a nuestras criaturas, contiene los nutrientes y las inmunoglobulinas ideales para comenzar la vida extrauterina con energía. Un recién nacido tiene el estómago del tamaño de una cereza, por eso la cantidad que tomará los primeros días es pequeña, hasta que se produzca la llamada subida de la leche aproximadamente a los 3 días del nacimiento.

Cuando la criatura está en el útero traga líquido amniótico y se acostumbra a su sabor salado, que curiosamente es similar al sabor del calostro, ya que tiene alto contenido en sodio, de esta manera existe una continuidad entre la vida intrauterina y la extrauterina.




Tetanalgesia

La lactancia materna ayuda a reducir el dolor, incluso a hacerlo desaparecer. Diversos estudios han demostrado que la tetanalgesia se debe a la dulzura de la leche, en particular a su alto contenido en beta-endorfinas, que alivian el dolor y producen una sensación de bienestar, que unido al contacto piel con piel madre e hijo también libera endorfinas.

Por esto, cuando nuestras criaturas van a ser sometidas a técnicas invasivas, como puede ser la vacunación, se recomienda ponerles al pecho y así reducir las molestias que puedan tener durante la técnica.



También veréis que si nuestras criaturas se tropiezan o se golpean vienen rápido a la teta ¡ya sabéis porqué!


Hidratanteta

La leche materna está compuesta por más del 80% de agua y es suficiente para hidratar a nuestras criaturas. Hasta los 6 meses no es necesario ofrecerles ningún otro líquido añadido y de hecho podría ser perjudicial hacerlo.

Las madres tenemos la capacidad de quitar la sed con nuestra leche, la llevamos a la temperatura perfecta y accesible en cualquier lugar y cualquier momento.

Un dato curioso es que dentro de la misma toma hay diferentes leches, hay una leche del principio y una del final. La leche de principio de la toma tiene más agua y quitará más la sed que la leche del final que tiene más grasa y que sería el plazo fuerte.


Cómo favorecer la lactancia materna

Hay aspectos que favorecen la instauración y mantenimiento de la lactancia materna.

El contacto piel con piel, el colecho, el PORTEO, las tomas nocturnas, una postura eficaz, evitar tetinas en la medida de lo posible durante el primer mes… son prácticas que ayudan a conseguir una lactancia materna exitosa.


Tetantivirus y bacterias

La leche materna contiene gran cantidad de componentes inmunológicos que, de manera activa y pasiva, proporcionan a las criaturas una inmunidad propia que les defiende contra diferentes agentes microbianos. Por ello no es conveniente suspender la lactancia materna en procesos de enfermedad maternos, ya que les transmitimos las defensas específicas.

Hay muy pocas contraindicaciones que obligan a suspender la lactancia materna o incluso no iniciarla, como por ejemplo la infección por VIH o el virus de la leucemia humana de células T tipo I (HTLV-I).


Lactancia en tetandem

Las madres podemos amamantar a dos criaturas de diferentes edades. Esto quiere decir que durante un tiempo hemos estado embarazadas y hemos seguido amamantando hasta que, al nacer la nueva criatura, te encuentras con una a cada pecho, y es completamente normal y saludable si ambos, madre y criatura mayor, disfrutan de ello. La leche se adapta a cada criatura en función de sus necesidades.


Planetateta

El hábitat de la criatura es la madre. Estuvo 9 meses dentro y lo ideal es que estén lo más juntos posible la mayor cantidad de tiempo cuando están fuera. Este planetateta es el mundo que conocen, donde se sienten SEGURAS, y si algo alrededor les inquieta o les asusta se aferrarán a la teta donde se sienten a salvo, que sumado a las endorfinas de las que hablábamos antes les genera bienestar.


Nodrizas, bancos y hermanxs de leche

Desde la prehistoria han existido las amas de leche, amas de cría o nodrizas. Estas mujeres amamantaban a criaturas que no eran suyas por diferentes circunstancias. Era una figura imprescindible sobre todo hasta mediados del siglo XIX, después poco a poco, y sobre todo en Occidente, se fue perdiendo.


Lxs hermanxs de leche son por tanto criaturas que sin haber nacido de la misma madre sí han sido amamantados por la misma mujer.


A principios del siglo XX se desarrolló en Europa una institución que suministraba leche maternizada a las criaturas que lo precisarán. Es a día de hoy que existen cientos de bancos de leche en todo el mundo, destacando lugares como Brasil que tiene más de 200 y por otro lado Estado Unidos que curiosamente sólo cuenta con 15 bancos de leche.



¿Quieres tener este cuento en tus manos? Puedes Comprar el libro AQUÍ . (Envíos disponibles solo en España)



Laura Richard y Sara Guevara

Autora e Ilustradora del libro Bub.

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo