De Asesora de lactancia a IBCLC

Laura Richard es una madre que, como muchas, su propia experiencia de lactancia la llevó a informarse y formarse en lactancia materna. Sin duda alguna, una de las grandes motivaciones que tienen las personas como Laura es el apoyar a otras madres para que vivan una experiencia de lactancia diferente a la propiamente vivida, con información, con herramientas y empoderada.


Hace poco, Laura a dado un paso más allá en su formación en lactancia y se ha certificado como IBCLC, una certificación internacional que le permite continuar apoyando a todas las madres en sus lactancias con bases formativas mucho más solidas, actualizadas y siguiendo siempre la evidencia científica en cuanto a lactancia materna se refiere.


A continuación presentamos la entrevista que le hemos realizado a Laura Richard, miembro de Lactadvisor y ahora una profesional en lactancia IBCLC.


Gracias Laura, por compartirnos tu experiencia en esta entrevista.


¿Qué te motivó a convertirte en asesora de lactancia?


Laura: Cuando mi hija tenía 4 meses sufrí una deshidratación por Salmonella, me ingresaron en hospitalización domiciliaria en mi casa, sobre todo por la lactancia para no separarnos, la cual se vio afectada ya que disminuyó la producción unos días hasta que se me repusieron líquidos. Me vi obligada a introducir leche de fórmula ya que no tenía banco de leche casero. Me di cuenta de que me faltaba información a pesar de haberla buscado durante mi embarazo. Fue a los 6 meses de ser madre cuando tuve la oportunidad de formarme como asesora y ganar herramientas para poder acompañar a otras madres con sus lactancias.


¿Qué ha sido lo más gratificante que has vivido como asesora de lactancia?


Laura: Lo más gratificante para mí ha sido devolver a las madres el sentimiento de poder y capacidad sobre sus maternidades y en particular sobre sus lactancias. Empoderarlas, hacerlas sentir que lo están haciendo bien. Cuando sus respuestas son de agradecimiento y en relación a sentirse más seguras de sí mismas y capaces de mantener su lactancia, eso no tiene precio.



¿Qué importancia tiene la formación para tí?


Laura: La formación, tanto de asesora de lactancia como de IBCLC, me parece vital para poder acompañar en la práctica desde la evidencia. Hay unos aspectos básicos que hay que tener claros, desde los que partir, y con los que se pueden salvar infinidad de lactancias. Profundizar y actualizarse me parece muy importante también, hay muchos ámbitos en los que actuar y es preciso hacerlo con el debido cuidado y el conocimiento que solo aporta el haberse formado, al cual podemos sumar si ha existido, la experiencia personal.


¿Qué te motivó a formarte como IBCLC?


Laura: Ser IBCLC era un reto. Lo conseguí 4 años después de convertirme en asesora, después de haber asesorado a muchas madres y de sentir que necesitaba ampliar la formación pues en diferentes situaciones me faltaban herramientas y debía consultar a otras profesionales y derivar. Así que me preparé durante 2020, entre toma y toma y estudiando otros temas para prepararme el EIR… No ha sido fácil, pero el esfuerzo dio sus frutos y en plena pandemia viajé de Santander a Madrid para examinarme.


Ahora que eres IBCLC, ¿Qué opinas de la labor que hacen las asesoras de lactancia certificadas en apoyo a la lactancia?


Laura: Ser IBCLC es indicativo de seguridad. Quien acude a una IBCLC tiene la certeza de que esa persona se ha formado durante mucho tiempo sobre lactancia, aparte de ser sanitaria, y que ha tenido que superar una prueba exigente que implica tener conocimientos profundos sobre la lactancia materna y puede ayudar a resolver dificultades de todas las índoles.


¿Ha cambiado tu forma de ver la lactancia y la atención a las madres en la misma ahora que eres IBCLC?



Laura: ¿En esencia? No. Para mí el objetivo es el mismo, conseguir que las madres vivan sus lactancias de manera autónoma. Pero sí reconozco que acompaño con mucha más seguridad y recursos.


¿Qué mensaje le darías a todas las asesoras de lactancia que trabajan activamente por la lactancia y a todas aquellas que quieren ser IBCLC?


Laura: Ser IBCLC es un paso más, es ir más allá en la profesionalización relacionada con la lactancia materna, y si tienen la oportunidad de conseguirlo las animo a ello, merece la pena. Se necesita gente que visibilice y dé presencia a la lactancia con evidencia científica, y las IBCLC tienen un gran papel en el ámbito sanitario.



Perfil de Laura Richard en Lactadvisor

Instagram Laura Richard



LACTADVISOR.ORG



77 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo